La infección por rotavirus es de distribución universal en niños entre los 3 y 5 años de edad. Aunque en general todos los niños son expuestos al virus. También puede ocurrir en adultos, aunque es menos común y menos severa. El rotavirus puede provocar desde una infección asintomática en menores de 3 meses, hasta una diarrea grave con deshidratación que puede ocasionar la muerte.

El rotavirus es un virus ácidoribonucleico (arn) y se ha identificado siete grupos principales, denominados de A a G. Sin embargo sólo los grupos A, B y C infectan a los seres humanos, siendo el grupo A el más importante. La clasificación del rotavirus en serotipos está basada en la especificación antigénica de dos proteínas VP4 (tipo G) y VP7 (tipo P). La transmisión más importante es la fecal-oral.

El virus es altamente infectante y muy estable en el medio ambiente. El contagio de persona a persona a través de las manos es el responsable de diseminar el virus en ambientes cerrados. El período de incubación es en general de 24 a 48 hs. El rotavirus tiene un patrón estacional y los picos ocurren mayormente en los meses de invierno.

La infección por rotavirus es responsable de aproximadamente el 40 % de las hospitalizaciones por diarreas en menores de 5 años de edad, lo que la convierte en la causa más importante de diarrea en este grupo de edad. La incidencia en países desarrollados y en desarrollo es similar. Las mejoras ambientales, de la calidad del agua o de los alimentos tienen pocas probabilidades de cambiar la incidencia de la infección. Actualmente existen dos vacunas disponibles utilizadas en los menores de un año de edad: una monovalente y otra pentavalente. Estas vacunas empezaron a ser incorporadas al esquema nacional de vacunación de los países de la Región de las Américas. Argentina la añadirá al calendario a partir de 2015.

 

Recomendaciones a la población en casos de diarreas

Las enfermedades diarreicas agudas constituyen uno de los principales problemas que afectan a la población, sobre todo, infantil.

Es adecuado tener en cuenta una serie de medidas que contribuyen a evitar la enfermedad o su propagación.

 

Medidas generales para evitar la aparición de diarreas

1.- Mantener actualizado el control periódico de salud.

2.- Constatar que el Programa de Vacunas Regular de Inmunizaciones se encuentren al día.

3.- Fomentar lactancia materna, exclusiva especialmente los primeros seis meses de vida.

4.- Consumir preferentemente alimentos bien cocidos y frescos. Mantenerlos refrigerados en heladera.

5.- Evitar consumo de alimentos en vía pública de origen no precisado.

6.- Lavado escrupuloso de manos antes de la preparación y consumo de alimentos; y luego de concurrencia al sanitario o cambio de pañales.

7.- Uso de agua segura.

8.- Higiene intensiva de sanitarios.

9.- Eliminación sanitaria de excretas.

10.- Asegurar la higiene de tanques de provisión de agua.

11.- evitar la automedicación.*Evitar el uso de antibióticos y fármacos inhibidores de la motilidad intestinal.

 

Medidas en caso de diarrea aguda

1.- Concurrencia temprana al médico frente a:

 *Diarrea. (aumento del número o disminución de la consistencia de la materia fecal), sobre todo si el enfermo es un niño y presenta:

  • Fiebre
  • Vómitos
  • Decaimiento
  • Irritabilidad
  • Dolor de cabeza
  • Falta de apetito
  • Deposiciones con sangre
  • Disminución de la cantidad de orina
  • Llanto sin lágrimas
  • Boca seca
  • Palidez en los niños

2.- No suspender la Lactancia, ofrecer con mayor frecuencia el pecho y realizar la consulta médica. Ingerir abundante cantidad de líquidos y continuar con la alimentación si la misma es tolerada. Nunca utilizar te de hierbas.

3.- Usar agua segura (de red); en caso de no contar con ella potabilizarla con el agregado de dos gotas de lavandina por litro de agua.

4.- Lavado de manos, antes y después de ir al baño. Extremar la Higiene de Manos y utensilios antes de la preparación de los alimentos y biberones.

5.- Limpiar las superficies, pisos y el baño con agua de lavandina diluida ( un pocillo de lavandina del tamaño de una taza de café en un balde con 10 litros de agua).

6.- Uso de alcohol en gel para el aseguramiento de sanitación de manos y superficies.

7.- Si el (paciente) no controla esfínteres los pañales deben ser envueltos en bolsas plásticas antes de desecharlos junto con el resto de la basura, la que se sacará diariamente y poco tiempo antes de la recolección domiciliaria de residuos.

8.- El enfermo no debe concurrir a (guarderías) Jardines,  escuelas, natatorios, ni lugar de trabajo hasta el restablecimiento completo y se haya otorgado el alta médica de la enfermedad.

CONSULTAR PRECOZMENTE A SU MÉDICO

Fuente: Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Ministerio de Salud. Departamento de Epidemiología. 04 de julio de 2014

Si te gusta, compartilo :)Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>