La infección por rotavirus es de distribución universal en niños entre los 3 y 5 años de edad. Aunque en general todos los niños son expuestos al virus. También puede ocurrir en adultos, aunque es menos común y menos severa. El rotavirus puede provocar desde una infección asintomática en menores de 3 meses, hasta una diarrea grave con deshidratación que puede ocasionar la muerte.

El rotavirus es un virus ácidoribonucleico (arn) y se ha identificado siete grupos principales, denominados de A a G. Sin embargo sólo los grupos A, B y C infectan a los seres humanos, siendo el grupo A el más importante. La clasificación del rotavirus en serotipos está basada en la especificación antigénica de dos proteínas VP4 (tipo G) y VP7 (tipo P). La transmisión más importante es la fecal-oral.

El virus es altamente infectante y muy estable en el medio ambiente. El contagio de persona a persona a través de las manos es el responsable de diseminar el virus en ambientes cerrados. El período de incubación es en general de 24 a 48 hs. El rotavirus tiene un patrón estacional y los picos ocurren mayormente en los meses de invierno.

La infección por rotavirus es responsable de aproximadamente el 40 % de las hospitalizaciones por diarreas en menores de 5 años de edad, lo que la convierte en la causa más importante de diarrea en este grupo de edad. La incidencia en países desarrollados y en desarrollo es similar. Las mejoras ambientales, de la calidad del agua o de los alimentos tienen pocas probabilidades de cambiar la incidencia de la infección. Actualmente existen dos vacunas disponibles utilizadas en los menores de un año de edad: una monovalente y otra pentavalente. Estas vacunas empezaron a ser incorporadas al esquema nacional de vacunación de los países de la Región de las Américas. Argentina la añadirá al calendario a partir de 2015.

 

Recomendaciones a la población en casos de diarreas

Las enfermedades diarreicas agudas constituyen uno de los principales problemas que afectan a la población, sobre todo, infantil.

Es adecuado tener en cuenta una serie de medidas que contribuyen a evitar la enfermedad o su propagación.

 

Medidas generales para evitar la aparición de diarreas

1.- Mantener actualizado el control periódico de salud.

2.- Constatar que el Programa de Vacunas Regular de Inmunizaciones se encuentren al día.

3.- Fomentar lactancia materna, exclusiva especialmente los primeros seis meses de vida.

4.- Consumir preferentemente alimentos bien cocidos y frescos. Mantenerlos refrigerados en heladera.

5.- Evitar consumo de alimentos en vía pública de origen no precisado.

6.- Lavado escrupuloso de manos antes de la preparación y consumo de alimentos; y luego de concurrencia al sanitario o cambio de pañales.

7.- Uso de agua segura.

8.- Higiene intensiva de sanitarios.

9.- Eliminación sanitaria de excretas.

10.- Asegurar la higiene de tanques de provisión de agua.

11.- evitar la automedicación.*Evitar el uso de antibióticos y fármacos inhibidores de la motilidad intestinal.

 

Medidas en caso de diarrea aguda

1.- Concurrencia temprana al médico frente a:

 *Diarrea. (aumento del número o disminución de la consistencia de la materia fecal), sobre todo si el enfermo es un niño y presenta:

  • Fiebre
  • Vómitos
  • Decaimiento
  • Irritabilidad
  • Dolor de cabeza
  • Falta de apetito
  • Deposiciones con sangre
  • Disminución de la cantidad de orina
  • Llanto sin lágrimas
  • Boca seca
  • Palidez en los niños

2.- No suspender la Lactancia, ofrecer con mayor frecuencia el pecho y realizar la consulta médica. Ingerir abundante cantidad de líquidos y continuar con la alimentación si la misma es tolerada. Nunca utilizar te de hierbas.

3.- Usar agua segura (de red); en caso de no contar con ella potabilizarla con el agregado de dos gotas de lavandina por litro de agua.

4.- Lavado de manos, antes y después de ir al baño. Extremar la Higiene de Manos y utensilios antes de la preparación de los alimentos y biberones.

5.- Limpiar las superficies, pisos y el baño con agua de lavandina diluida ( un pocillo de lavandina del tamaño de una taza de café en un balde con 10 litros de agua).

6.- Uso de alcohol en gel para el aseguramiento de sanitación de manos y superficies.

7.- Si el (paciente) no controla esfínteres los pañales deben ser envueltos en bolsas plásticas antes de desecharlos junto con el resto de la basura, la que se sacará diariamente y poco tiempo antes de la recolección domiciliaria de residuos.

8.- El enfermo no debe concurrir a (guarderías) Jardines,  escuelas, natatorios, ni lugar de trabajo hasta el restablecimiento completo y se haya otorgado el alta médica de la enfermedad.

CONSULTAR PRECOZMENTE A SU MÉDICO

Fuente: Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Ministerio de Salud. Departamento de Epidemiología. 04 de julio de 2014

Si te gusta, compartilo 🙂Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *